Control de lunares (dermatoscopía)

¿En que consiste y cada cuanto debe realizarse?

La frecuencia ideal para realizar un control dermatológico de toda la piel varía mucho en cada persona. Como regla general una vez al año debemos concurrir al dermatólogo para realizar un control y examinar nuestros lunares. El chequeo consiste en examinar la piel del paciente en busca de lesiones malignas o premalignas ya que casi todos los tumores malignos de piel son curables por diferentes procedimientos si se los detecta precozmente.

¿Que es la dermatoscopía?

Actualmente los dermatólogos evalúan los lunares mediante el examen clínico y dermatoscópico. La dermatoscopía es una técnica que permite ver directamente sobre la piel los lunares y otras lesiones con un aumento de 10 veces que además por un tipo de iluminación especial nos permite observar estructuras profundas de la piel invisibles al ojo humano.

¿Cuando debo preocuparme por un lunar?

Existe una regla muy útil para el autoexamen de lunares, la regla del ABCDE . Cada letra representa una característica del mismo que podemos controlar. A: Asimetría. Se divide el lunar por una línea central y se comparan ambas mitades. Nos debe llamar la atención cuando una mitad es diferente a la otra. B: Bordes. Irregularidad de los mismos. C: Color. Se observan al menos 2 colores dentro del lunar y no un color uniforme. D: Diámetro. El lunar tiene más de 6 mm de diámetro. E: Evolución. El lunar sufrió cambios (crecimiento, cambios en la coloración, ulceración, sangrado, etc.)