Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

El plasma rico en plaquetas es una parte de la sangre que se caracteriza por tener una alta concentración de plaquetas, que son las células sanguíneas responsables de reparar los tejidos, y factores de crecimiento. Se obtiene a partir de una muestra de sangre del propio paciente por un proceso llamado centrifugación diferencial.

Una vez obtenida la muestra y procesada la sangre se procede a la activación de plaquetas del propio paciente para que liberen factores de crecimiento y otras moléculas bioactivas, siendo estas las responsables de estimular en forma natural la producción y regeneración de colágeno, elastinas y demás componentes de la piel.

Los resultados comienzan a observarse de forma paulatina, acentuándose los mismos con el paso de los días, generando cambios químicos y estructurales en la dermis, los cuales se ven traducidos en una piel más joven, tersa y vital. Es un procedimiento sencillo, lleva años de uso en especialidades como traumatología, oftalmología y odontología. Es ambulatorio, ya que rápidamente permite continuar con las tareas habituales, sin dejar cicatrices.

Este novedoso método puede ser utilizado también como tratamiento preventivo y regenerador, se recomienda su utilización cuando comienzan a aparecer signos de envejecimiento cutáneo. Se pueden realizar de 2 a 3 sesiones anuales y combinarlas con otros tratamientos, optimizando de esta manera los resultados esperados.

Indicaciones

• Fotodaño en cara, cuello y escote
• Flaccidez y falta de tono en cara y cuello
• Arrugas y líneas superficiales